Canserbero: Ni de oro ni de goldfield

Entro con serenidad, también con la mortalidad de un cáncer
prendas, apariencias, vestimentas no hacen a un hip-hoper
Mis primeras rimas escupidas en esquinas
hoy en día son poesías esculpidas en tarimas.

Dedos señalándome, lenguas criticándome,
espaldas brindándome, obtusos envidiándome
Buenos oyentes conmigo, apoyo de mis amigos
se amolan el filo del odio del enemigo.

Son balas (egos), humos (antros); para mí crean ignorantes
versos (prosas), rimas (coplas) son las bases de un cantante
"Un tabaco no hace que un sapo se vuelva un capo y...",
"un revólver no hace que un muchacho se haga un macho".

Tantas cosas aprendidas, cosas olvidadas
seres queridos se han ido en cuerpo, pero nunca en alma
Esperanzas y enseñanzas me hacen fuerte
a veces odio esta vida aunque temo a la muerte.

Clones, impostores, imitaciones de hampones
que se creen mejores en sus canciones. ¡Todos mienten!
Yo ejercito solamente el machete y la mente
porque solo los débiles quieren siempre cuerpos fuertes.

Vivo entre sonrisas, llantos, alegrías, despechos,
busco sonreír cuando me siento insatisfecho
No creo en religiones, oraciones ni supersticiones
creo en lo que veo y callo si no hallo explicaciones.

Dinero me falta, talento me basta,
y si la salud me basta, nada más me va a hacer falta
La pereza y terquedad: algunos de mis defectos;
sinceridad, humildad: algunos de mis talentos.

Y si algo de lo que digo sonó presumido
no fue ego sino verdad que duele en ciertos oídos
Causo inspiración, conmoción en el montón
yo causo odio en los que se creen más de lo que son.

Los primeros se identifican con mi canción
los segundos me odian; los hago sentir inferior
Yo no quiero títulos, esto pa' mí no es torneo
"la mano arriba del público, ese es mi único trofeo".

Malandreo veo en mi barrio a diario
pero yo soy lo que soy y no lo que me exige el Diablo
¿Competencia? Es un punto secundario,
decir la verdad es primario, en mi hip hop es necesario.

No quiero ser ídolo, yo no quiero súbditos,
disfruto cada segundo cual si fuera el último
No creo en el destino porque yo creo mi destino
consigo típicos obstáculos en mi camino.

Corrijo erráticos pretéritos de MCs mezquinos
prefiero ser músico clásico antes que asesino
Es CAN, y no Místico; de flow explícito
pacífico en mi físico; letal en lo lingüístico.

Como Da Vinci, artístico; único en cada átomo
solo que yo uso un micro para hacer mis clásicos
Sismos de ritmo aumentan mi metabolismo
amo la esencia, odio el racismo.

Amo el respeto, odio el egoísmo
pero más desprecio a quien solamente se ama a sí mismo
Mi descripción es lo que puedes escuchar de mí
ni más ni menos, ni de oro ni goldfield. (ter)