Tierra Santa: El laberinto del minotauro

Un hambre atroz
Recorre el alma
De un animal
Que un dí­a encerraron en un lugar
Para que nunca escapara
El animal
Mitad humano
Su hambre sació
Devorando la juventud
Que le ofreció un rey malvado
Sabes muy bien
Que es el castigo de un Dios
Algo que nunca podrá detener
La humanidad de tu ser
Este es mi reino
Que encierra mi libertad
Este es mi reino
Del que nunca pude escapar
Un joven audaz
Pensó en matarlo
Por conquistar
El corazón de una mujer
Y conseguir sus encantos
Burlo al guardián
Del laberinto
Atravesó
Su frontera porque su valor
Y liberó su destino
Hoy es el dí­a
La muerte te hará libre al fin
Y aunque desees luchar por vivir
Hoy tu destino es morir